Según cuenta la leyenda, un sorbito de café fue suficiente para convencer a un papa de que esta bebida no era obra del demonio Puede interesarte también...

leer más